Entretenimiento

10 consejos para que los hombres vayan de compras

10 consejos para que los hombres vayan de compras

No necesitas ser un experto en moda, basta con seguir 10 sencillos tips.

Comprar es un ritual casi sagrado. Entrar de tienda en tienda, buscar la prenda requerida, comparar precios, telas, modelos y estilos es una actividad que requiere tiempo y dedicación. No se puede realizar a la ligera. Hay quien piensa que es sencillo comprar: entras a la tienda de tu preferencia, eliges, te pruebas, decides, pagas y te vas, no hay más. Sin embargo, esta actividad va mucho más allá. Se requiere de paciencia, un buen ojo para elegir las prendas y sobretodo, de buen gusto.

Se podría pensar que sólo las mujeres tienen esa habilidad; sin embargo, los hombres son tan meticulosos como una chica. En Love Actually, Harry, el papel que personifica Alan Rickman, decide comprar un collar para su secretaria, pero al llegar a la tienda de joyas, se topa con un vendedor un tanto estresante. El hombre es el más serio, antipático y lento del mundo, mientras que Harry necesita con urgencia el regalo. La lección que nos la película es que la mayoría de los hombres no saben cómo comprar, ya que acuden a un vendedor que les hace la experiencia mucho más pesada y tediosa de lo que ellos podrían pensar.

No es nada de otro mundo, ni tampoco es algo que sea imposible de realizar. Comprar puede ser una actividad relajante y hasta placentera. No hay necesidad de quebrarse la cabeza ni de querer asesinar al vendedor, basta con aprender unos sencillos pasos que harán de la experiencia de las compras, un momento agradable y reconfortante.

Ten claro lo que vas a comprar

Los hombres suelen ser muy específicos. Saben lo que quieren y se dirigen al lugar en donde lo venden. No dejes de hacerlo, pero busca en varias tiendas. Si lo que quieres es una camisa blanca, por ejemplo, visita al menos tres tiendas diferentes, quizá encuentres lo mismo con detalles diferentes que llamarán más tu atención, el precio puede ser distinto o la calidad de hechura. No te quedes sólo con la primera prenda. Dedica tiempo a la búsqueda.

Ten en mente qué prendas te interesan

Esto con el fin de que compres únicamente lo necesario. Si en tu guardarropa sobresalen los jeans de mezclilla, casi cualquier camisa combina, pero si tienes bermudas o ropa deportiva, la camisa no es la mejor opción. Trata de comprar las prendas que usarás con mayor frecuencia por todo lo que guardas en el clóset.

Pruébate varias prendas

Tal vez quieras comprar una camisa y de pronto, se te cruza en el camino un par de jeans, una leather jacket o hasta un par de zapatos. Haz un análisis de lo que te gusta, lo que requieres y si te conviene comprar ambas o sólo una. De igual manera considera los materiales y precios.

Ve acompañado

Tal vez, compartir la actividad con alguien más sea mucho mejor opción para ambos, ya que no sólo conocerás los gustos de otra persona, sino que te ayudará a centrar los tuyos y mientras tú tienes una opinión sobre la camisa por la que vas, tu acompañante puede sugerirte otros modelos.

Dale varias vueltas a la tienda

Revisa lo que hay. Desde la prenda más básica hasta las excentricidades más increíbles. A veces, entre más buscas, mejores ofertas encuentras. Son descuentos en telas, precios, calidad o tallas. Es decir, puede que atrás de un aparador encuentres la camisa que tanto buscas, pero de una talla que te ajuste mejor.

Conoce tu talla

Aprende cual es la verdadera complexión de tu cuerpo y posteriormente, elige la talla ideal, la cual puede ser menor o mayor a la que siempre usas. Recuerda, de todos modos, probarte la ropa que estés por comprar. No importa si tienes que devolver varias tallas de jeans o si te llevas al probador tres tallas de la misma prenda. Recuerda que cada tienda tiene una media de tallas que varía un poco. Si eres, o serás un consumidor frecuente, te conviene saber qué talla eres en cada tienda.

Sé básico

Si no te gustan las compras, debes adquirir lo que mejor te convenga para no volver en un tiempo: camisas blanca y de algún estampado de color, t-shirts, jeans, pantalones más formales, sneakers, botas de minero. Un par de corbatas, un traje negro y uno de color (gris o café), calcetas deportivas, calcetines, bóxers, leather jacket y hasta accesorios como una gorra o un reloj. No compres todo el mismo día, pero crea tu propia lista de básicos y analiza muy bien qué usas con más frecuencia y cómo debes combinarlo.

Mantente al pendiente de las ofertas

Cuando se termina el verano, la mayoría de las tiendas pone sus prendas a mitad de precio o con algún descuento significativo. Acude a ellas y si encuentras una prenda de tu elección, no dudes en comprarla. Haz la cuenta, quizá te convenga más comprar dos o tres prendas distintas en oferta que una por mes o cada que creas necesitarla. Por lo general, las ofertas duran más tiempo en las prendas de corte masculino, ya que casi ningún chico disfruta del shopping; pocos se enteran de las ofertas y descuentos.

Guíate on line

Consulta los catálogos en línea para poder comprar lo que deseas sin ningún problema. Esta guía sirve para poder ir con los empleados del lugar y ser muy específicos. Así no te sentirás presionado por sus sugerencias o por no hallar la prenda de tu preferencia.

Haz una inspección de tiendas

Esto con el fin de conocer lo que te gusta o qué lugar ofrece más productos para ti. Quizá la tienda de moda no tiene todo lo que necesitas, mientras que la más pequeña, aquella que tiene muy poca personas entrando por sus puertas, tiene una variedad más amplia para ti.

Comprar es una experiencia que se disfruta y se siente. Tómate tu tiempo para hallar las prendas que más te gusten y que se acomoden a tu cuerpo, aprende de la experiencia de comprar, no es una actividad de riesgo, ni exclusiva de las mujeres. Todos podemos aprender a comprar una prenda que se ajuste al cuerpo y nos haga ver más atractivos. Arriésgate a salir de compras.

Kristel Mauricio

noviembre 6th, 2017

No comments

Comments are closed.