Entretenimiento

¿Cómo identificar a un patán? 15 claves que los delatan

¿Cómo identificar a un patán? 15 claves que los delatan

Si notas que es grosero con la gente en general, que te critica, es tacaño, egocéntrico y encima sólo te llama cuando le conviene… ¡mejor huye!

Todas nos hemos topado con los infames ‘bad boys’ o chicos malos. Y no, no nos referimos a esos tipos James Dean, en motocicleta y con chamarra de piel, ni al deseado Christian Grey. Más bien a esos hombres a los que les encanta andar con una mujer… y con otra… y otra (simultáneamente), sin importar las consecuencias. O peor aún, que su hobby es hacer sentir menos a las mujeres para elevar su ego . ¡Tu peor pesadilla!

Cómo diferenciarlos del resto de la población masculina? Estas 15 claves te ayudarán a identificarlos desde las primeras citas.

1. Es amable contigo… y grosero con los demás. La primera cita hubiera sido increíble… de no ser porque se peleó con la hostes, el mesero, el del valet parking y los 5 automovilistas que se le atravesaron ‘porque no saben manejar’. Créenos, alguien que vive en constante conflicto con los demás o que menosprecia oficios de servicio es un gran patán en potencia.

2. No pretende invitarte nada. Estamos a favor de la igualdad de géneros y cuando llega el momento de pagar la cuenta, lo menos que podemos hacer es ofrecernos a cubrir nuestra mitad… pero si de plano no hizo ni la más mínima intención de invitarte (peor aún si fue su idea), es momento de huir. No sólo terminarás pagando tu cena, en unos meses también la de él.

3. Le presta más atención a su celular que a ti. Es uno de los peores fails en las primeras citas… ¡Alerta roja! Si pretendió escucharte toda la noche mientras tecleaba repetidamente en el teléfono, es momento de borrarlo de tus contactos para siempre. ¿Por qué seguir saliendo con alguien que te ignora?

4. Sale contigo y desaparece. Cada cita es lo mismo: salen, disfrutan de los mejores momentos juntos, llegan a la intimidad de la cama… y desaparece. Semanas después vuelves a escuchar de él como si hubiera pasado un día. ¿Veredicto? ¡Huye mientras puedas!

5. Recibe mensajes sugestivos en sus redes. Llevan rato saliendo, así que por fin te decidiste a agregarlo a Facebook cuando, ¡oh sorpresa! Descubres que tiene más mensajes de chicas – con un tono muy sugestivo – que amigos. Si es de esos que no pueden vivir sin su séquito de porristas, aléjate. Este hombre no traerá nada más que problemas.

6. Tiene fama. Tus amigas te lo dijeron, tus papás lo intuyeron y hasta él bromea con ello; si tu chico en cuestión tiene una reputación que le antecede, tómalo en serio. Las acusaciones podrían ser completamente ciertas y definitivamente no quieres terminar como una más de su colección.

7. Es posesivo. Cuando te dijo por primera vez que eras suya y de nadie más, tal vez fue un momento sexy (¡hola, Christian Grey!), pero si de pronto se transformó más en tu papá que en tu ligue, es hora de poner un hasta aquí. Nada de controlar ni tu tiempo, ni tus amistades; mucho menos tus decisiones.

8. No se esfuerza para verte. Cuentas con toda la disposición del mundo pero por más que lo intentas parece que él siempre tiene un plan mejor que salir contigo. Si se la vive con una agenda más apretada que la de tu dentista, lamentamos decirte que simplemente no te tiene en su lista de prioridades.

9. Es vago y elusivo. Si cada vez que le preguntas por su trabajo, sus relaciones pasadas o hasta en dónde estuvo ese día y te da largas, puede que sea – en su mayoría – porque tiene algo que ocultarte. Todos tenemos derecho a reservarnos temas privados, pero si no le puedes sacar ni cómo le fue en su trabajo, entonces tienes un problema.

10. Viola tu privacidad. Dice que te quiere y que confía en ti, pero lo has cachado más de una vez checando tu celular, tus mensajes o hasta tu cuenta de Twitter. ¡Ojo! Lo que puede sentirse como un simple ataque de celos puede ser la punta del iceberg. Si hablaste con él y continúa stalkeandote, es hora de cortar por lo sano.

11. Te hace menos cada vez que puede. Para él no hay nadie más importante, inteligente y sexy que él mismo. ¿Lo peor de todo? Cada vez que puede saca a relucir lo peor de ti y constantemente demerita tus logros y sueños. ¡Qué pesadilla! El abuso en una relación no sólo es físico, también puede ser emocional y si este tipo da pinta de hacerte menos como hobby, puede ser el primer síntoma de una personalidad tóxica.

12. Trata de cambiarte. Está muy relacionado al punto anterior, sin embargo, la diferencia está en la actitud. Mientras que en el 11 se percibe como un hombre arrogante, aquí es su actitud pasivo-agresiva la que aparece como el foco rojo. Identificar este rasgo no es fácil, pues hay consejos que realmente puede compartirte por tu bien, pero si ves que vienen acompañados de comentarios hirientes, entonces es un gran NO.

13. Miente… y bastante. La primera vez que lo cachaste en la mentira lo perdonaste, pues no había sido más que una ‘pequeña omisión’ de su parte. Pero cuando va la quinta y aun así le sigue valiendo, lamentamos decirte que no va a cambiar.

14. Presume con cuantas mujeres ha estado. El susodicho en cuestión jura que con decirte el número y locación de las mujeres con las que ha estado te tendrá a sus pies… ¡mal! ¿Qué pasa por la mente de este tipo de hombres? No tenemos la menor idea, pero sí sabemos que no hay clave más clara que ésta de que es un gran patán.

15. Tiene otra novia… o peor aún, tú eres la otra. Ya van tres citas y tú no le ves ni un pero hasta que de pronto, descubres que tiene novia… y de varios años. O peor aún, estás saliendo con un hombre que bien sabes tiene una relación, pero tú esperas que la deje por ti. Tanto en el escenario 1 como en el 2 la conclusión es la misma: el hombre es una gran, gran bestia (y no, por más que le tengas fe y te lo prometa, no va a cambiar).

Kristel Mauricio

enero 18th, 2017

No comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.