Entretenimiento

¿Cómo mejorar la velocidad lectora? –

¿Cómo mejorar la velocidad lectora? –

1. Malos hábitos lectores y detección

Los “malos hábitos” que, en general, podemos identificar con la observación de cómo leen nuestros hijos o hijas, son:

Regresión: vuelve a leer lo ya leído. El ojo da saltos hacia arriba o a la izquierda.

Vocalización (inconsciente): mueve los labios o susurra. Observación de la boca al leer y/o vibración de la laringe (se comprueba poniendo la mano sobre la “nuez de Adán”)
Subvocalización (o voz interior): pronuncia cada palabra mentalmente.

Movimientos corporales: se balancea, por ejemplo, algo innecesario durante la lectura y que reduce velocidad.

Uso de guías: recorre las líneas con el dedo o un lápiz. Estas guías hacen que lean más lentamente.

Vocabulario deficiente: es recomendable que acudan al diccionario cuando desconocen el significado de las palabras de un texto, especialmente en los primeros años de lectura. Cuanto menor sea su vocabulario, mayor falta de comprensión del significado del texto y, por tanto, más consultas al diccionario (o preguntas a las personas adultas que tengan cerca).

Otros aspectos que condicionan la velocidad lectora son las posturas no inadecuadas (la columna debe estar recta y la cabeza no debe inclinarse), una iluminación incorrecta (produce sombras o reflejos), la distancia al texto excesiva o demasiado corta (lo ideal son 25-35 cm.), una posición incorrecta del texto, la fatiga ocular (cuando llevan mucho tiempo leyendo), una visión incorrecta (contornos borrosos, mucho parpadeo…)

Corregir estos “malos hábitos” les permitirá leer con mayor rapidez pero, además, existen otras técnicas que se exponen a continuación.

2 . Técnicas para mejorar la velocidad

Además de la reducción del número de fijaciones (saltos de ojo) utilizando la tarjeta de fijaciones que vimos en el artículo anterior (primera parte), podemos incrementar la velocidad lectora de nuestras hijas e hijos entrenando.

Lectura espacial

Lectura superior

Fijando la vista en la parte superior de las palabras ya que contiene más información que la inferior. Esto permitirá aumentar el campo visual (la cantidad de letras/palabras que vemos en cada “salto de ojo”) y contribuiremos a eliminar, también, la vocalización o subvocalización.

Lo mismo ocurre con las palabras, con los textos. PARA RECONOCERLAS DEBEMOS FIJARNOS EN LA PARTE SUPERIOR.

Colocando marcas en el interlineado, o utilizar la tarjeta de fijaciones tapando el texto ya leído, podrán entrenar la lectura espacial y leer con más velocidad.

Eliminación de espacios en blanco

También podemos eliminar los espacios en blanco, los márgenes a la derecha e izquierda del texto. Habitualmente se hace la primera fijación en la primera palabra. De este modo, el campo visual está incluyendo un espacio en blanco (el margen) y perdiendo, al menos, la mitad de un salto de ojo. Para leer más rápido, el primer punto de fijación debe eliminar ese espacio en blanco. Podemos utilizar un plástico transparente, colocando su margen sobre la segunda o tercera palabra y, de ese modo, obligamos al ojo a mirar justo en el límite del plástico. Se verá solo el texto, lo que se va a leer y se eliminará el espacio en blanco.

Localización y discriminación visual

Otras formas de aumentar la velocidad consisten en practicar (entrenar el ejercicio físico) la lectura de localización. Es decir, utilizar un texto cualquiera para que nuestra hija o hijo encuentre una palabra concreta, la marque (subrayándola, redondeándola…) y cuente cuántas veces aparece. En este caso no tratamos de que comprenda el texto o lea todas las palabras, se trata, exclusivamente, de localizar la palabra lo más rápido posible, es entrenamiento de discriminación visual.

Amplitud visual. Mirillas

Gracias a su uso se puede ampliar el campo visual: intentando leer el texto mostrado con una sola fijación. Pero, además, aprenderán a ver texto sin tiempo para la repetición mental, disminuirá el tiempo de fijación y aumentará la discriminación visual.

Otra forma es de usarla es leer palabras en columna a través de la mirilla, deslizándola rápidamente de arriba abajo sin atender a la comprensión.

Estas son solo algunas técnicas, pero hay muchas más. El ‘secreto’ está en entrenar y hacerlo como parte de un juego familiar.

Kristel Mauricio

agosto 10th, 2019

No comments

Comments are closed.