Entretenimiento

Espasmos musculares: causas, síntomas, tratamientos y remedios –

Espasmos musculares: causas, síntomas, tratamientos y remedios –

Si has estado lidiando con los espasmos musculares frecuentes, dale un vistazo al contenido de este artículo para saber a qué podrían deberse, qué otros síntomas suelen estar presentes, qué puedes hacer para aliviarlos… y no te pierdas nuestra recopilación de preguntas frecuentes.

¿Qué es un espasmo muscular y qué lo causa?

Para empezar, repasemos algunos datos generales que te ayudarán a entender mejor…

En pocas palabras, los músculos son estructuras complejas que permiten el movimiento en nuestro cuerpo. Existen tres tipos principales de músculos:

El músculo cardíaco (músculo del corazón), que bombea la sangre.

El músculo esquelético, que mueve las partes externas del cuerpo, como los brazos, las piernas, el cuello, la espalda, el tronco y la cara.

El músculo liso, que mueve porciones de estructuras huecas en el interior del cuerpo, por ejemplo los músculos que recubren el esófago, el estómago y los intestinos, los músculos que recubren las arterias grandes y los músculos del útero.

Dicho esto, un espasmo, temblor o calambre muscular se define como la contracción involuntaria de un músculo. Suele ocurrir de forma repentina y es doloroso, pero desaparece muy rápido. El espasmo no es lo mismo que la contracción muscular

Los espasmos musculares pueden deberse a diferentes causas. Entre las más comunes se encuentran:

El uso excesivo de los músculos. Casi siempre se produce durante las actividades diarias de rutina (ejercitación, levantamiento de peso, limpieza). Suele causar espasmos musculares en el cuello, los hombros y la espalda.

La deshidratación y el agotamiento de electrolitos. Las células musculares requieren suficiente agua, glucosa, sodio, potasio, calcio y magnesio para producir una contracción organizada. El suministro insuficiente de estos elementos puede hacer que el músculo se irrite y tenga espasmos.

La aterosclerosis o estrechamiento de las arterias (enfermedad arterial periférica). Puede dar lugar a espasmos y calambres musculares, igualmente por el suministro insuficiente de sangre y nutrientes hacia los músculos.

El dolor crónico de cuello y espalda. Puede provocar espasmos recurrentes que involucran grupos musculares grandes como los que conforman el tronco (cuello, pecho, espalda superior y región lumbar).

Las enfermedades sistémicas. La diabetes, la anemia, la enfermedad renal, los problemas de tiroides y otros problemas hormonales también son causas frecuentes del espasmo muscular. Así mismo, las enfermedades del sistema nervioso, como la esclerosis lateral amiotrófica, la esclerosis múltiple o una lesión de la médula espinal, pueden asociarse con la presencia de temblores y calambres.

El músculo liso también puede experimentar espasmos. Por ejemplo, cuando:

Los cálculos renales tratan de pasar a través del tracto urinario.

Se produce una irritación en los músculos que rodean al esófago debido a la enfermedad de reflujo gastroesofágico.
Las paredes del útero se contraen con fuerza para expulsar la sangre menstrual (dolor pélvico agudo).

Se produce un espasmo en las paredes de las arterias coronarias que irrigan el músculo cardíaco (dolor fuerte de pecho).

Por su parte, los espasmos del músculo esquelético son más comunes en los atletas que realizan ejercicio físico extenuante en ambientes calurosos o en trabajadores de la construcción. Por lo general, estos espasmos se producen en los grandes músculos que intervienen en la ejecución de dichas tareas. Cuando se asocian con la exposición al calor, la condición también es conocida como calambres por calor.

Otros datos de interés:

Un espasmo puede implicar parte del músculo, el músculo entero o incluso los músculos adyacentes.

Una forma especial de espasmos musculares son las distonías, que ocurren debido a la alteración en los productos químicos que intervienen en la transmisión de señales dentro del cerebro. Dos ejemplos son la tortícolis y el blefaroespasmo. Su tratamiento puede incluir medicamentos para restaurar los niveles de neurotransmisores e inyecciones de Botox. Más en Medicamentos para los calambres.

Los espasmos en las piernas a menudo se asocian con el ejercicio, pero también pueden ocurrir en la noche, involucrando músculos de las pantorrillas y los pies. Los calambres nocturnos o calambres en reposo y el síndrome de piernas inquietas se consideran trastornos del sueño.

Si los espasmos musculares son especialmente dolorosos, no desaparecen o se repiten con mucha frecuencia, es necesario buscar atención médica para diagnosticar posibles causas subyacentes.

¿Cuáles son los síntomas de un espasmo muscular?

Los síntomas de un espasmo muscular dependen del músculo afectado y de las circunstancias que condujeron al espasmo en primer lugar. Generalmente cuando el músculo se contrae surge un dolor agudo inicial. Luego puede observarse un abultamiento y sentirse la tensión muscular debajo de la piel. Casi siempre el espasmo se resuelve espontáneamente después de unos pocos segundos, pero también puede durar algunos minutos, o más tiempo 3.

Cuando se trata de un espasmo en el músculo liso, se suele experimentar dolor intermitente tipo cólico; los síntomas adicionales dependerán del órgano involucrado.

Si los espasmos musculares están asociados con trastornos neurológicos como la distrofia muscular, la esclerosis lateral amiotrófica y la miopatía, los síntomas asociados incluyen debilidad, pérdida de masa muscular, así como cambios en las sensaciones.

¿Cómo se tratan los espasmos musculares?

La prevención es la clave para evitar la mayoría de los espasmos musculares esqueléticos. Teniendo en cuenta que suelen estar relacionados con la deshidratación y las alteraciones electrolíticas, es importante mantener el cuerpo bien hidratado. Si la pérdida de líquidos se debe a una enfermedad con fiebre, vómitos o diarrea, el control de estos síntomas ayudará a limitar la deshidratación y prevenir los espasmos 4. Del mismo modo, es importante que aquellos que trabajan o hacen ejercicio en un ambiente caluroso beban suficiente líquido durante la actividad física.

Los músculos deben estar preparados para la actividad que se espera que hagan. Del mismo modo que los deportistas deben estirar y calentar antes del juego, las demás personas deben calentar antes de ejecutar trabajos pesados.

En caso de que el espasmo involucre un gran músculo esquelético, el tratamiento inicial consiste en estirar suavemente el músculo en toda su longitud para romper el ciclo de espasmo y resolver el malestar agudo 5. El tratamiento adicional dependerá de la causa subyacente. Algunos casos de tensión muscular pueden necesitar el uso de medicamentos para aliviar el dolor a corto plazo. El tratamiento del espasmo del músculo liso también depende de la causa subyacente.

Por su parte, los calambres nocturnos en las piernas son difíciles de controlar y tratar. Históricamente se ha utilizado la quinina para aliviar este tipo de temblores o espasmos, pero se sabe que puede tener efectos secundarios graves. Otros medicamentos comunes son las vitaminas del complejo B, la gabapentina y el diltiazem.

¿Cómo quitar un espasmo muscular con remedios caseros?

Aunque los espasmos suelen desaparecer por sí solos al cabo de unos instantes, en ocasiones pueden algunas horas, e incluso 1-2 días. Estas son algunas de las medidas y remedios que puedes adoptar en casa para obtener alivio rápido 6 7:

Tomar un descanso

Ante todo, se recomienda descansar. Cuando tienes un espasmo muscular debes parar la actividad que estabas realizando. Toma un breve descanso y trata de relajar tu cuerpo, ya que de lo contrario estarás forzando al músculo y terminarás con un dolor innecesario.

Masajear la zona afectada

Los masajes pueden aliviar los músculos tensos al relajar sus fibras y mejorar la circulación sanguínea. Asegúrate de hacerlo con suavidad, evitando los movimientos que causen gran incomodidad.

Realizar estiramientos

Los estiramientos son un buen aliado para los músculos. En caso de espasmo, intenta llevarlo hacia la dirección contraria, permitiendo que se extienda y se relaje. Hazlo con suavidad para evitar empeorar la situación y mantén la posición durante unos segundos. Si sientes mucho dolor, detente.

Beber suficiente líquido

Mantenerse bien hidratado es muy importante a la hora de quitar un espasmo muscular. De hecho, la deshidratación es una causa común de este problema en primer lugar.

Aplicar compresas frías / calientes

Aplicar calor o frío también ayuda a relajar el músculo y proporciona alivio. Algunas personas ven mejores resultados cuando usan ambas compresas de manera alterna (primero caliente y después frío, o viceversa).

Tomar un baño con sales de Epsom

La sal de Epsom es naturalmente rica en magnesio, el cual ayuda a aliviar el estrés, relajar los músculos y desintoxicar el cuerpo. En adición, el calor del agua también promueve la relajación de los músculos y calma la ansiedad, algo muy beneficioso si tienes tensión en la espalda o el cuello.

Aplicar aceite o gel de árnica

Los productos a base de árnica (gel, aceite, pomada) son excelentes para aliviar el dolor, la inflamación y la tensión muscular.

Masajear con aceite esencial de menta

El aceite esencial de menta es un excelente analgésico natural y relajante muscular. Es especialmente útil para aliviar dolores musculares en el cuello, las piernas y la espalda.

Respuestas rápidas a preguntas frecuentes

¿Cómo se diagnostican los espasmos musculares?

Debido a que los espasmos son tan frecuentes, casi todos los hemos experimentado y somos capaces de identificarlos enseguida. Sin embargo, cuando los espasmos musculares son graves, duran mucho tiempo o se tornan recurrentes, es necesario acudir al médico para ser evaluados.

El diagnóstico por lo general comienza con la descripción por parte del paciente y un examen físico. Siempre es útil conocer las circunstancias y otros detalles relacionados con los espasmos, por ejemplo:

¿Cuándo empezaron?
¿Cuánto tiempo duraron?
¿Con qué frecuencia se producen?
¿Son rítmicos o aparecen al azar?
¿Siempre está involucrado el mismo grupo muscular?

Otra información a tener en cuenta es si ha existido alguna enfermedad reciente o si la persona ha estado tomando medicamentos, suplementos y remedios herbales. Así mismo, evaluar la historia clínica puede dar una pista sobre la causa de los calambres musculares; esto puede incluir un historial de diabetes, hipotiroidismo, enfermedad renal o lesión de la médula espinal. La descripción del trabajo físico o los ejercicios que se realizan también es de gran importancia.

En los pacientes con espasmo muscular recurrente, si la causa no se diagnostica fácilmente mediante la historia clínica y el examen físico, pueden ser necesarias algunas pruebas, como un conteo sanguíneo completo en busca de anemia, pruebas de función de electrolitos (especialmente sodio, potasio, calcio y magnesio), de glucosa y creatinina para comprobar la función renal, pruebas de tiroides, entre otras.

Si existe la preocupación de que los espasmos se deben a un trastorno nervioso o muscular, se puede realizar la electromiografía (EMG) para determinar si existe una anomalía en el músculo, en los nervios o en ambos.

Cuando la enfermedad arterial periférica puede ser una causa potencial, se realizan pruebas de flujo sanguíneo hacia las piernas, así como un ultrasonido y una angiografía para evaluar directamente los vasos sanguíneos.

¿Qué hace que los músculos se contraigan?

Las contracciones musculares pueden ocurrir por muchas razones, incluyendo el estrés, el uso excesivo de un mismo grupo muscular, el ejercicio físico, la deshidratación, ciertas condiciones de salud, el uso de algunos medicamentos, así como mantener la misma posición por mucho tiempo, entre otras.

¿Cómo puedo aliviar un espasmo en la pantorrilla?

La respuesta corta es: con ejercicio y estiramientos. Levántate, mueve y sacude la pierna o extiende suavemente el músculo tensionado. Si el músculo de la pantorrilla se tensa, puedes extender la pierna y flexionar suavemente el pie hacia la espinilla. Una vez que desaparezca el espasmo, continúa estirando para prevenir una recurrencia.

¿Por qué me tiemblan los músculos (párpados, piernas)?

Los temblores musculares son normales y bastante comunes (siempre y cuando no sean causados por enfermedades). Casi siempre son provocados por el estrés o la ansiedad. Estos temblores pueden ir y venir, y por lo general duran poco tiempo.

¿Por qué dan espasmos musculares en la espalda?

Los espasmos musculares afectan regularmente la zona de la espalda, sobre todo cuando la persona se encuentra bajo tensión o estrés. Pero los espasmos musculares en la espalda también se producen debido al enfriamiento durante la práctica deportiva o a los largos períodos de tiempo sentado frente al ordenador. Un truco para aliviar este tipo de espasmo consiste en sentarse y levantar las rodillas hasta la barbilla, sostener unos segundos y repetir varias veces 9.

¿Qué es un espasmo muscular lumbar?

El espasmo muscular lumbar se caracteriza por la contracción intensa, repentina e involuntaria que se siente en la columna vertebral y afecta a los músculos posturales profundos. Este tipo de espasmo puede representar una señal de alarma que indica la presencia de un problema más profundo.

La contracción se produce debido a la inflamación generada por un esguince en los ligamentos de la parte baja de la espalda. Apenas se produce el espasmo muscular lumbar, es importante impedir el movimiento de la columna vertebral para disminuir el riesgo de sufrir una lesión adicional. Algunas personas terminan experimentando lo que se conoce como lumbalgia aguda (dolor lumbar muy intenso).

¿Por qué dan espasmos musculares en el cuello?

Los espasmos musculares en el cuello son muy comunes, sus causas incluyen:

Un movimiento brusco del cuello
Una mala posición al dormir o no utilizar una almohada adecuada
Una mala postura durante mucho tiempo frente al ordenador
Un latigazo cervical durante la conducción
Los accidentes y caídas
Una fractura de las vertebras
Un traumatismo cervical
La osteoartritis.

Estos espasmos suelen venir acompañados de dolor y rigidez, la cual limita el movimiento del cuello.

¿Cómo eliminar los espasmos musculares por ansiedad?

Para aliviar cualquier espasmo muscular por ansiedad es recomendable aplicar técnicas de relajación. Dos buenas opciones son:

Masajes. Los espasmos musculares por ansiedad suelen ser generalizados, de ahí que un masaje en todo el cuerpo ayude a relajar no solo tu cuerpo, sino tu mente.

Baño caliente. Sumergirte en una bañera con agua tibia puede ser todo lo que necesitas para que tus músculos se estiren y la circulación se active.

Si no eres capaz de controlar la ansiedad y el estrés, es muy probable que los espasmos reaparezcan una vez que hayan pasado los efectos del remedio que probaste.

Kristel Mauricio

marzo 30th, 2020

No comments

Comments are closed.