Entretenimiento

Mantente aquí y ahora: 7 formas de meditar en movimiento –

Mantente aquí y ahora: 7 formas de meditar en movimiento –

Si no tienes tiempo para meditar sentado, prueba una de estas meditaciones activas. En cada caso, el movimiento de tu cuerpo es el objeto de la meditación. ¿Cuál vas a intentar?

Meditar es estar atento. Si estás lavando los platos y tu atención está plenamente en esa tarea, estás meditando. Si eres capaz de sentir el agua correr por tus manos y notar la textura de los utensilios y el color de los platos sin que ningún pensamiento te lleve consigo, estás meditando.

Meditar es estar presente en lo que se está haciendo. Es estar en el aquí y el ahora. Y sí: normalmente es más fácil tener una atención tranquila en una posición sentada en un entorno calmado, pero no es la única forma. De hecho, muchas personas podrían pensar que son aptas para meditar por el hecho de estar estáticos, pero esto es falso: al igual que respirar, todos podemos meditar.

Lo más maravilloso de la meditación, además de su efectividad para mejorar la salud mental y física, es que es infinitamente flexible. Si bien las meditaciones en una postura sentada son la forma más común de practicar, existen varios estilos de meditación, entre ellos la meditación basada en el movimiento.

En cada caso de la lista, el movimiento de tu cuerpo es el objeto de la meditación.

¿Cuál vas a intentar?
Comer
En lugar de apresurarte en cada bocado, saboréalo. Nota el olor de la comida, cómo se ve y la complejidad de su sabor. Trae tu conciencia a lo que sientes al masticar y tragar. Date permiso para estar completamente presente en comidas o conversaciones.

Caminar
Cuando una persona camina en frente de ti, te enfocas en un letrero o tienes que detenerte en un cruce de peatones o abrirte paso a través de una fuente, concéntrate en lo que está sucediendo, obsérvalo y sigue caminando y respirando. Si quieres concentrarte en algo observa cómo tus piernas, rodillas y pies trabajan juntos para mantenerte conectado sin tener que pensar realmente en ello.

Dibujar
Cuando las personas descubren que pueden crear algo inesperado y hermoso se sienten bien, especialmente para quienes creen que no pueden dibujar. Cuando dibujamos con mente de principiantes podemos permitir que el proceso de dibujo sea nuestro amigo, nuestro compañero de juegos.

No se tiene la expectativa de ser competentes, de ser un Miguel Ángel o un Leonardo da Vinci; no somos más que principiantes; sólo estamos dibujando. La mente de principiantes nos permite centrarnos en el proceso de dibujar y dejar de preocuparnos por el resultado final.

Colorear
Colorear mandalas, trazar garabatos, retomar ese sencillo acto como adultos abre un excelente camino para la meditación. Te permitirá acceder a un estado de enfoque relajado, despertar tu imaginación y expresarla de forma creativa con confianza.

Cantar (por supuesto)
Mientras tengas atención plena sobre lo que estás cantando, estarás meditando. Puedes utilizar mantras ya creados o inventar nuevos con frases que te hagan sentir bien y refuercen tu estado de ánimo. La música puede producir reacciones muy placenteras.

Labores cotidianas simples
Pasar la aspiradora, lavar los platos, doblar la ropa o cualquier otra tarea relativamente repetitiva puede proporcionar un tiempo para respirar más conscientemente y aclarar la mente mientras se hacen las cosas. Usa las mismas técnicas básicas que cuando estás sentado al meditar: siempre que los pensamientos exteriores se inmiscuyan, empújalos suavemente, centrándote en la respiración y el movimiento silencioso de tus manos.

En el tránsito o en el transporte público
Cuando te encuentras en el tránsito no tienes otra opción más que permanecer sentado, ya sea en el transporte público o en tu auto, así que por qué no aprovechar estos momentos para meditar. No tienes que hacer alguna postura extraña para lograrlo, lo único que necesitas es estar consciente, estar presente.

Kristel Mauricio

diciembre 3rd, 2018

No comments

Comments are closed.