Fiesta de Toros

Mejía, torero a caballo que cumple sus sueños

Mejía, torero a caballo que cumple sus sueños

El rejoneador ecuatoriano recibirá la alternativa en Ríobamba
Las cabriolas y piruetas de los caballos toreros surgían una tras otra con vívida fuerza en la inquieta imaginación del pequeño Álvaro que, como cada noche, buscaba el sueño liberando fantasías e ilusiones.

Las emocionantes imágenes registradas desde el tendido de la plaza de toros o al frente de la pantalla del televisor eran repasadas sin solución de continuidad, al punto que llegaron a formar parte de la vida del muchacho hasta convertirse en un llamado, en una vocación.

Los juegos infantiles a hombros de su hermano Diego recreaban triunfales corridas del arte del rejoneo en las que lidiaba con gran suceso bravos toros del encaste Murube cuyos morrillos resultaban floreados por rejones y banderillas colocadas con valor y clase en los medios de un quimérico ruedo.

La afición desbordada, las inquietudes y la adolorida espalada de Diego llevaron a Álvaro con apenas nueve años de edad a apuntarse en la Escuela Taurina Jesús del Gran Poder con la idea de encausar sus expectativas. El estudio de la técnica del toreo, los diarios ejercicios con capote y muleta fueron desde allí su rutina que alternaba con los estudios primarios.

Los apegos familiares al campo y al caballo determinaron que aquella original inclinación por el rejoneo se imponga y le marque el camino; sin embargo, los potros del incipiente criadero de su padre no tenían como fin los escenarios taurinos; entonces, en más de una travesura debió incurrir Álvaro para iniciar a las cabalgaduras en las complejas suertes del toreo a la jineta. Como suele suceder, más temprano que tarde Patricio y Katty, sus padres, advirtieron la treta y, lo que se supuso un castigo de inmediato se convirtió en apoyo, consejos y bendiciones.

foto_noticia28945

De allí en adelante el joven torero consagró su tiempo a interminables jornadas de entrenamiento para superar la complicación de no contar con una cuadra de caballos lista para torear. Sus esfuerzos iniciales se centraron en la formación de las monturas en la finca La Querencia, ubicada en Guayllabamba al norte de Quito, que se transformó en un centro de adiestramiento en el que las horas de trabajo solo eran interrumpidas por el agotamiento y el anochecer.

Los primeros secretos de la técnica le transmitió el caballista Enrique Cobo, al que se sumaron otros nombres importantes en la fase de aprendizaje como sus colegas Guillermo Jarrín, Willy Rodríguez, José Miguel Callejón y el maestro Diego Ventura, con quien se perfeccionó en Sevilla hace cuatro temporadas.

El conocimiento y dominio del toreo a caballo fue alternando con presentaciones de diferente importancia en plazas que a su momento le acogieron con generosa apertura desde su debut en el 2007 en el coso colombiano de Ipiales y su estreno local en Tanicuchí; compromisos iniciales en los que confirmó su capacidad y afición.

Del 2008 en adelante fue recorriendo ciudades y redondeles con repetidos triunfos que le construyeron un nombre y ampliaron su agenda; los llamados de las empresas se sucedieron en plazas de menor cuantía al comienzo y de categoría más tarde. Triunfó aquí, allá y más allá al punto que en las últimas temporadas brilló a gran altura en la feria San Isidro Labrador de Latacunga, en la Plaza “Belmonte” de Quito y en la “Raúl Dávalos” de Riobamba.

En la actualidad cuenta con seis caballos toreros con marca de la casa, entrenados con los cuidados y amor de un tejedor de mimbres; con interminable paciencia, movimiento a movimiento, suerte a suerte, día a día. Los jacos de sangre lusitana “Triunfador” y “Triana” son usados de salida, “Majestuoso” y “Torero” en banderillas, y “Ginés” y Trincherazo” en el último tercio.

La suma de treinta festejos y miles horas de labor y entrega le permiten llegar a una alternativa de lujo de manos del legendario Joao Moura. Con sus sueños a punto de cumplirse, Álvaro Mejía ya convertido en hombre y torero mira hacia adelante con la fe y la seguridad propias de quien supo tomar las riendas de su vida.

Fuente: Al toro México.
Fotografía: Al toro México.

Kristel Mauricio

mayo 31st, 2017

No comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.