Entretenimiento

Objetivos de Estudio: 4 Pensamientos que te impiden alcanzarlos

Objetivos de Estudio: 4 Pensamientos que te impiden alcanzarlos

Todos tenemos unos objetivos de estudio al comienzo de cada; ya sea aprender lo máximo posible, aprobar los exámenes o sacar una determinada nota de corte. Sin embargo, en muchas ocasiones somos nosotros nuestro propio enemigo y el de nuestros objetivos de estudio.

Existen una serie de pensamientos negativos que impiden a los estudiantes sacar el máximo provecho a su capacidad de aprendizaje y mostrar su mejor versión. Estos pensamientos nos condenan al fracaso a menudo y, lo peor de todo, es posible que ni nos demos cuenta de qué ha fallado. Pero tranquilo, hoy te ofrecemos algunos consejos para superar estos pensamientos y alcanzar tus metas.
4 Pensamientos que te Impiden Alcanzar tus Objetivos de Estudio (y cómo superarlos)
“Mi compañero saca mejores notas que yo sin apenas esforzarse”

Las malditas comparaciones. Algunos estudiantes necesitan más tiempo que otros para realizar la misma actividad. Siempre habrá alguien más listo, más guapo, más alto, y con más suerte, más popular… Cuanto antes asumamos este hecho, antes podremos superarlo y centrarnos en quién somos para alcanzar la mejor versión de nosotros mismos.
Una vez que dejes las comparaciones a un lado, serás libre para maximizar tu potencial de aprendizaje.

“Es muy difícil…”

Este pensamiento es muy típico cuando nos enfrentamos a una asignatura nueva de la que no tenemos ni idea. Además, nuestros compañeros ya nos lo habrán advertido: “Es muy difícil”.

Esto prejuicios hacen que antes de empezar ya seamos reacios a asimilar el nuevo temario, ya que “no lo vamos a entender de todas formas”.
En cambio, si empezamos a estudiar sin pensamientos negativos, estaremos más dispuestos a abrir nuestra mente y a hacer un esfuerzo para comprender la materia. El hecho de que a nuestros compañeros les resulte difícil, no significa que lo sea para nosotros.

Sería recomendable, por tanto, mantenerse un poco al margen de las opiniones que tienen nuestros compañeros de clase acerca de la dificultad de una materia. Como sucede con las películas, es mejor descubrir el desenlace por uno mismo.

“No depende de mí”

Otro clásico. Ya has repasado todo lo que entra en el examen pero, “¿Para qué seguir estudiando?” Piensas que el éxito en los estudios no depende de ti sino de factores externos cómo la suerte o el profesor.

Tanto en los exámenes como en la vida, la suerte es para quién la busca. Siempre existirán factores externos fuera de nuestro control pero tu meta siempre debe ser estar preparado para lo que pueda venir. Cada minuto de estudio cuenta. No dejes que tu destino dependa de un golpe de suerte.
“Estoy perdiendo mi tiempo”

Es difícil concentrarte cuando piensas que lo que haces no vale para nada. Tienes unos objetivos de estudio pero los ves muy lejanos; casi imposibles. ¿Te suena?

Si tu mente está inundada de pensamientos como éste, quizás sea una buena idea replantearte tus objetivos de estudio o las técnicas de estudio que utilizas. Plantéate metas de estudio a corto, medio y largo plazo y haz un seguimiento de tu progreso. Esto te ayudará a identificar tus triunfos y mantenerte motivado.

Conclusión

Éstos son algunos de los pensamientos negativos más comunes que inundan la mente de muchos estudiantes pero hay muchos otros. Sin embargo, sea cuál sea el que cruza tu mente, la solución para evitarlos y mantener la motivación alta suele ser evitar las comparaciones, confiar en uno mismo y fijarse metas y plazos para cumplir nuestros objetivos de estudio. En este sentido, utilizar un calendario de estudio puede ser una gran idea.

Kristel Mauricio

febrero 6th, 2018

No comments

Comments are closed.