Entretenimiento

Peores desayunos para perder peso

Peores desayunos para perder peso

Si dicen que el desayuno es la comida más importante del día, por algo será, así que vamos a prepararla y disfrutarla como es debido. Después de una larga noche en reposo, el cuerpo pide nutrientes para poder comenzar el día con energía. Si no desayunas, te sentirás más débil, e incluso, malhumorado, y tu estómago no dejará de rugirte hasta la hora de la comida, y seguro que caes en la tentación de picar algo a media mañana. No quieres eso, ¿verdad?

Hay desayunos saludables y deliciosos ideales para perder peso que proporcionan todos los nutrientes necesarios para aportarle energía a nuestro organismo, y hay alimentos muy típicos del desayuno que son una prohibitiva combinación de grasas saturadas y azúcares que hay que evitar si quieres hacerte un favor a ti mismo, porque además, estás cometiendo errores en el desayuno que desconoces. Así que aquí tienes una lista con alimentos que deberías reducir en tus desayunos si quieres adelgazar.

1. Cereales azucarados

Deja los cereales de maíz inflado con miel y los cereales de chocolate donde pertenecen: a tu infancia. El azúcar de estos cereales le da a la leche un dulzor especial, sí, pero también hace que aumente tu nivel de azúcar en sangre y tu cuerpo te pida más; de ahí esa barrita que te comes a media mañana. Mejor que se queden en la estantería del supermercado y los sustituyas por granos integrales, muesli o copos de avena, que contienen muchas más vitaminas y minerales, además de fibra que mantendrá tu hambre a raya hasta la hora de comer.

2. Gofres

Son muy tentadores, y perfectos para desayunar tranquilamente durante el fin de semana. Pero los gofres contienen altas cantidades de carbohidratos simples, los que se digieren con rapidez, y dan ganas de comer más, y tienen un peligro añadido: los toppings que les acabas añadiendo, desde chocolate, mermelada, nata a cualquier otra calórica delicia. Si quieres adelgazar en casa, mejor unas tostadas de pan integral con fruta troceada o frutas del bosque para proporcionarle fibra, vitaminas y minerales a tu organismo desde primera hora del día.

3. Zumo de naranja envasado

Coges un vaso, abres la nevera y sacas el brick de zumo de naranja. ¡Listo para tomar! Es rápido y fácil, pero no tan saludable como te piensas. Coge unas cuantas naranjas, exprímelas y prepárate tú tu propio zumo de naranja natural, sin azúcares añadidos ni cualquier otro aditivo que acaba estropeando las numerosas propiedades de un buen zumo de naranja, rico en vitamina C y perfecto para tomar fresquito en verano. O también puedes preparate un smoothie de frutas y verduras.

4. Bagels con queso de untar

Se están poniendo muy de moda. Son tiernos y crujientes a la vez y perfectos para desayunar tranquilamente un sábado o un domingo. Pero al igual que los gofres, los bagels son una bomba calórica poco nutritiva con la que además, puedes caer en la tentación de prepararlos con alimentos que deberías evitar por su alto contenido en azúcares y grasas saturadas, como por ejemplo un cremoso queso de untar. Carbohidratos simples con bajo contenido en fibra que harán que te entre el hambre a media mañana, así que ya sabes, opta por unas tostadas de pan integral o de pan de centeno con un poco de aceite de oliva y tomate o con aguacate.

5. Pudin de avena

La avena y los copos de avena son uno de los mejores alimentos para incluir en un desayuno saludable, porque contienen numerosas propiedades. La avena es un cereal rico en vitaminas y minerales y fuente de la energía necesaria para comenzar el día, pero con los prefabricados para que prepares pudin de avena se pierden muchos nutrientes por el camino. Evita la avena procesada y con azúcares añadidos, mejor opta por un bol con copos de avena con alto contenido en fibra y añádele fruta troceada, semillas, coco o una pizca de canela, y conseguirás un desayuno sano y completo.

6. Yogur de sabores

El yogur es un alimento muy sano, sí, pero cuanto más natural sea, mejor. Como en los ejemplos anteriores, cuanto más procesada sea la comida, más nutrientes habrá perdido por el camino y más aditivos habrá ganado. Colores y sabores artificiales que hacen que esta fuente de calcio, proteínas y probióticos deje de ser tan saludable. Por eso, lo ideal es que compres yogur natural y seas tú quien lo personalice a tu gusto con trozos de fruta natural, frutos secos o cereales.

Kristel Mauricio

febrero 8th, 2021

No comments

Comments are closed.