Entretenimiento

Qué son los calambres y por qué ocurren –

Qué son los calambres y por qué ocurren –

Aunque parezca sorprendente, un dolor intenso en la pantorrilla nos puede impedir caminar. Durante un bonito sueño, un dolor profundo en un pie nos despierta casi a gritos.

En la oficina, de pronto, no podemos continuar escribiendo en el teclado del ordenador porque los dedos se han trabado, lo que provoca un gran dolor. ¿Qué es lo que está sucediendo?

Estas situaciones nos sorprenden en los momentos menos esperados, cuando un dolor intenso nos impide continuar con lo que estábamos haciendo en el momento de ser invadidos por los calambres.

Todos, hombres y mujeres, pueden sufrir a lo largo de la vida las consecuencias de la aparición de un calambre, ya sea mientras están realizando algún deporte, haciendo ejercicios en un salón fitness, trabajando en la oficina o, simplemente, durmiendo.

¿Qué es un calambre?

Cuando un músculo o un gripo muscular se contrae de manera involuntaria, produce contracciones que son dolorosas.

Esas contracciones, conocidas como calambres, aparecen generalmente en las pantorrillas (músculos posteriores de los miembros inferiores). La intensidad de las contracciones provocan dolor y pueden durar apenas segundos o interminables minutos.

Los calambres suelen aparecer con más frecuencia durante la noche y también en la práctica de un ejercicio intenso.Igualmente, pueden surgir en otro momento del día y sorprender a quien los sufre en cualquier instante.

¿Por qué surgen los calambres?

Los motivos más comunes por los que aparecen los calambres son los que enumeramos a continuación:

Circulación deficiente. Las personas de la tercera edad los sufren más al tener las arterias más estrechas. Estas irrigan una menor cantidad de sangre hacia las piernas y, por tal motivo, son sorprendidas por calambres dolorosos.

Deshidratación. La deshidratación provoca los espasmos dolorosos que causan los calambres justamente por falta de agua. Por eso es necesaria una buena hidratación y beber preferentemente dos litros de agua al día. Si se hacen ejercicios aeróbicos o se practican deportes, con más razón será fundamental la hidratación adecuada para reponer el líquido perdido a través de la transpiración.

Gran esfuerzo muscular. Hacer ejercicios intensos, estar muchas horas frente al ordenador o permanecer durante mucho tiempo en la misma posición puede causar calambres no solo en las piernas, sino también en los brazos, el cuello, las manos o los pies.

Disminución de sales minerales. La disminución o carencia de sales minerales como potasio, magnesio o calcio por estar alimentándose inadecuadamente, con una dieta pobre en nutrientes, también puede causar calambres.

Pacientes hipertensos. Las personas que sufren de presión arterial alta y deben tomar diuréticos a diario suelen perder mucho potasio, lo que causa la aparición de calambres.

Muy bajas temperaturas. Al hacer frío, lógicamente los músculos se contraen. Esa contractura produce espasmos en las fibras musculares, o lo que es lo mismo, los famosos calambres.

¿Qué alimentos se pueden consumir para evitar los calambres?
Consumir espinaca, remolacha, apio, yogur desnatado, brócoli, palta, almendras y plátanos es de gran ayuda a la hora de evitar los odiados calambres.

Calambres durante el embarazo

Hay mujeres que tienen calambres durante el embarazo y otras que no, pero generalmente los calambres surgen durante la noche y a partir del segundo o tercer trimestre de la gestación.
La forma de prevenirlos es haciendo una buena elongación y bebiendo mucha agua para que los músculos estén bien hidratados.

Calambres en los pies o en las manos

Hay varias causas que provocan la aparición de calambres en las manos o en los pies, como por ejemplo:

Deshidratación.
Ejercicios intensos.
Hiperventilación.
Exceso de fosfato en el cuerpo.
Falta de vitamina D.
Problemas en la tiroides.

Esfuerzo repetido con las manos (usando el teclado del ordenador durante horas o manipulando una herramienta en el trabajo durante un largo tiempo).
Permanecer sentado durante muchas horas en la misma posición.

Cómo afrontar los calambres nocturnos

Cuando el cuerpo se relaja durante el sueño puede tener lugar una bajada de nutrientes o una deshidratación porque se ha ingerido poca agua durante el día.
Los calambres aparecen para indicar que es necesario equilibrar en el cuerpo lo que se ha perdido durante el día y no se ha repuesto.

Si surgen calambres nocturnos, es necesario hacer masajes en el músculo contraído para que regrese la circulación.
Beber agua antes de acostarse es también un excelente hábito que puede prevenir los calambres. Suerox es una buena opción como bebida hidratante.

¿Qué hacer para prevenir todo tipo de calambres?

Ahora que sabes qué son los calambres y por qué ocurren, será importante que prevengas su aparición siguiendo estos consejos:

Elongación de los músculos. Una buena elongación (estiramiento) de los músculos es muy importante antes de hacer deportes o ejercicios, así como al finalizarlos.

Hidratación.
Beber al menos dos litros de agua al día mantendrá el organismo y los músculos hidratados, y más aún si se practican deportes o ejercicios intensos.

Consumir isotónicos. Es aconsejable beber isotónicos cuando se hace deporte para poder reponer el potasio y el sodio que se pierden durante las actividades físicas.

Evitar embutidos y alimentos industrializados. Este tipo de alimentos pueden ser perjudiciales para el organismo al contener conservantes, colorantes y una gran cantidad de sodio.

Ten en cuenta todos estos consejos si quieres evitar que los calambres se instalen en su organismo y te impidan gozar del máximo bienestar.

Kristel Mauricio

marzo 2nd, 2019

No comments

Comments are closed.