Entretenimiento

Razones para no saltarse el desayuno –

Razones para no saltarse el desayuno –

Un buen desayuno no solo es importante para tener energía durante toda la jornada, sino también para adelgazar y cuidar tus neuronas.

Cómo es el desayuno ideal

Debe aportar el 20-25 % de las calorías diarias
El desayuno ha de realizarse nada más levantarse, o bien después del aseo de la mañana, si necesitamos tomarnos un tiempo para despejarnos y que nos apetezca comer algo. En cuanto a las calorías, hay que tener en cuenta que tienen que suponer entre el 20 y el 25 % de la energía total del día (así no nos sentiremos desfallecidos a media mañana. Principalmente, debe estar formado por tres grupos de alimentos: los lácteos (desnatados o enteros, en función de nuestras necesidades), los farináceos (pan, cereales, muesli… mejor integrales, ya que conservan todos sus nutrientes y fibra) y las frutas, que nos aportan vitaminas y fibra natural.

Activa el metabolismo

¿Eres de las que se lanzan a la calle sólo con un café o sin tomar nada? Pues debes saber que tú misma estás poniendo el primer obstáculo de la carrera de vallas en la que se te va a convertir la jornada: te faltará vitalidad y todo se te hará cuesta arriba. El desayuno se considera la comida más importante del día, porque es la primera que hacemos después de un periodo de ayuno prolongado, toda la noche, y es con esta comida con la que volvemos a reajustar nuestro metabolismo (todos los procesos físicos y químicos del cuerpo que convierten o usan energía). El ayuno hace que disminuya el gasto energético (que quememos menos calorías), y es la primera ingesta la que ayuda a que comencemos a hacerlo. Por eso, no saltarse el desayuno ayuda a mantener el peso corporal normal.

¿Qué ocurre si no desayunamos?
El organismo se adapta a las situaciones a las que lo sometemos. Si no solemos desayunar, no rompemos el ayuno nocturno y, entonces, no activamos nuestro metabolismo. Es decir, el cuerpo disminuirá su gasto energético. ¿Repercusiones? Afectará al desarrollo de nuestras actividades diarias, tanto físicas como intelectuales, y hará que lleguemos a la siguiente comida con más hambre, con lo que tenderemos a comer más, y esto puede favorecer que engordemos.

Alimentos que debe incluir
Para que sea equilibrado, debe contener los siguientes grupos de alimentos:

– Lácteos. Presentan proteínas de alta calidad, calcio, vitaminas A y D y vitaminas del grupo B (sobre todo B2 o riboflavina).

– Hidratos de carbono complejos o lentos: cereales, pan, muesli integrales… Aportan energía que el organismo va tomando de forma paulatina, en función de sus requerimientos. Estos hidratos sacian, tienen fibra y reprimen las ganas de tomar hidratos rápidos (bollería industrial, chocolates).

– Fruta. Tiene agua, vitaminas, minerales y fibra. Es mejor que la tomes al natural, con su piel, que en zumo (sacia más y conserva toda su fibra).

– Proteínas, que dan energía y ayudan a la formación y renovación de los tejidos y células. Escoge fiambres bajos en grasa (de pollo o de pavo).

– Grasas sanas, como la margarina. Búscalas con Omega 3 y 6, ya que ayudan a cuidar el corazón y mantener los niveles de colesterol.

Dos desayunos completos

Nutritivo
Yogur + cereales integrales tipo muesli + manzana en trozos (160-230 calorías).

Energético
Vaso de leche + tostadas integrales con margarina o jamón de York o serrano + una naranja (180-260 calorías).

Kristel Mauricio

junio 12th, 2018

No comments

Comments are closed.